Limpieza Bucal Profesional

Limpieza bucal profesional: Una solución sencilla para prevenir los problemas de la salud bucodental en Ribera Clínica Dental Granada

¿En qué consiste una limpieza bucal profesional?

Una limpieza bucal profesional se considera un tratamiento preventivo y no invasivo. Es decir, este procedimiento ayuda a prevenir la aparición de las enfermedades bucodentales, tales como caries que destruye los dientes, gingivitis que causa sangrado e inflamación de las encías, periodontitis que causa movilidad y la pérdida prematura de los dientes.

El procedimiento de una limpieza bucal profesional no se considera invasivo porque no requiere la administración de anestesia local por no invadir la estructura de los tejidos duros del diente (esmalte y dentina) ni intervenir los tejidos blandos (encía y mucosa oral) de forma quirúrgica.

Una limpieza bucal profesional consiste en eliminar el sarro y la placa bacteriana mediante la técnica de ultrasonido nada dolorosa y posterior pulido de las superficies de los dientes con pastas especiales, que terminan de eliminar las manchas oscuras y tinciones producidas por café, té, tabaco y otros colorantes externos. Los dientes adquieren un aspecto sano y más luminoso.

Aparte de la estética y luminosidad que adquieren los dientes después de una limpieza bucal profesional, el principal objetivo de este procedimiento sigue siendo la prevención de las enfermedades bucodentales.

¿Qué es una placa dental bacteriana y cómo se forma el sarro dental?

La placa dental bacteriana es una película blanda formada por diferentes tipos de las bacterias oportunistas que habitan en la cavidad oral, envueltas en una matriz intracelular de polisacáridos, que permite a las bacterias adherirse fuertemente a la superficie de los dientes.

Las bacterias de la placa dental son muy variadas. Hay entre 200-300 tipos, tanto aerobios (Estreptoccocos) como anaerobios (Actinomyces, Bacteroides), pero su principal característica es que todos ellos son cariogenicos, es decir producen caries. Una vez adheridas a la superficie de los dientes, las bacterias producen sustancias, durante su ciclo vital, que desmineralizan el esmalte y la dentina, en otras palabras, estas sustancias reblandecen el esmalte y la dentina y ayudan a penetrar a las bacterias en los tejidos más profundos de los dientes, causando la destrucción de los tejidos duros del diente y posterior dolor e inflamación del nervio dental.

Asimismo las bacterias actúan a nivel de las encías. Producen sustancias tóxicas que causan inflamación, sangrado y dolor de las encías.

Si pasa un tiempo y la placa dental bacteriana no se elimina de la superficie del diente, ella se convierte en sarro dental.
El sarro dental es una placa dental bacteriana mineralizada a través de las sales y minerales que contiene la saliva y, por tanto, dura. Se adhiere firmemente a las superficies de los dientes y no es posible eliminarlo con un cepillado habitual de los dientes.

Puedes llamarnos y solicitar información en el 858 981 472

Las localizaciones “preferidas” del acumulo de sarro dental son las zonas que coinciden con las desembocaduras de las glándulas salivares en la cavidad oral. En la parte de abajo, es la superficie lingual de los incisivos y caninos inferiores donde se desembocan las dos glándulas salivares sublinguales. Y en la parte de arriba, son las superficies bucales de los molares superiores donde se desembocan las glándulas salivares parótidas.

No cabe duda que es importante eliminar la placa dental bacteriana y el sarro dental de la boca, puesto que representan un acumulo de bacterias patogénicas que afectan la salud de los dientes y de las encías.

A pesar de esto, todavía hay muchas personas que consideran una limpieza bucal profesional un procedimiento “innecesario” e incluso “dañino” para los dientes.

Un mito o la verdad: ¿El procedimiento de una limpieza bucal profesional daña los dientes?

Antiguamente, la eliminación del sarro dental de las superficies de los dientes se efectuaba manualmente, usando unos instrumentos especiales afilados, que rascaban el sarro, intentando desprenderlo de la superficie del diente. El procediendo de “rascar” sobre la superficie del diente producía una sensación desagradable aunque indolora en el paciente, haciéndolo pensar que de tal manera se pudiera “rajar” el esmalte o “dañar” el diente. Anuqué en la mayoría de los casos, soló era una percepción desagradable.

Actualmente en la Odontología moderna, la eliminación de la placa bacteriana y del sarro dental se realiza con la ayuda de una máquina de ultrasonido. La punta de ultrasonido emite vibraciones y cuando se aplica sobre el sarro dental, hace que este se desprende del diente sin esfuerzo.
Con tal procedimiento el diente no sufre ningún daño interno, tampoco se agrieta ni se daña la superficie del esmalte, como algunos pacientes puedan pensar.

Por tanto, consideramos un mito que una limpieza bucodental profesional en Odontología moderna pueda dañar los dientes.

Eso sí, los dentistas recomiendan realizarla cada 6 meses junto con una revisión bucal profesional, y en todo caso, no menos de una vez al año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Llámanos!
Pedir Cita Online
Ir arriba
Abrir chat
Powered by