¿Cuánto tiempo puedo estar sin tratar una caries?

Esta es una pregunta que hacen a menudo nuestros pacientes a su Dentista en Granada después de la revisión bucal y detección de las caries en la boca.

Para responder a esa pregunta es necesario conocer en que consiste la enfermedad dental llamada “Caries” y por que en algunos casos una caries avanza más lentamente y en otros, llega a afectar el nervio dental en poco tiempo.

etapas desarrollo de una caries

¿Qué es una caries y por qué esta enfermedad dental destruye los dientes?

La caries dental es una enfermedad que ataca los tejidos duros del diente y está causada por las bacterias presentes en la cavidad oral que se depositan en forma de la placa bacteriana en las superficies dentales.

Estas bacterias oportunistas a lo largo de su vida producen ácidos, como el lactato y el acetato, formados a partir de la fermentación de azúcares y almidones presentes en la boca. Los ácidos causan desmineralización del esmalte y de la dentina, es decir de los tejidos duros del diente.

En los estados avanzados, la desmineralización inicial de las capas superficiales del esmalte, si no está tratada y prevenida a tiempo, se convierte en una destrucción progresiva de los tejidos duros del diente, formando cavidades cariosas o, como la mayoría de las personas las llaman, “huecos en el diente”.

Así que de ahí podemos sacar la conclusión que cuando una caries esté en su fase inicial, es decir, en la fase de una desmineralización inicial de las capas superficiales del diente, y todavía no existe el hueco o la cavidad formada en el diente, se podría demorar el tratamiento dentro del plazo de tiempo razonable y siempre por causas justificadas.

Cabe destacar que una caries no duele hasta que llegue a profundizarse demasiado y afectar el nervio del diente. Por esta razón, el paciente no puede saber en qué estado se encuentran las caries que tiene. De ahí viene la importancia de visitar a su Dentista en Granada cada 6 meses o mínimo una vez al año para prevenir los problemas mayores y detectar a tiempo el avance de las caries.

Obviamente, no se recomienda demorar sin causas justificadas el tratamiento de una caries detectada, puesto que cuanto menos sea el grado de destrucción del diente por bacterias causantes de caries, menos tejidos duros (esmalte y dentina) perdería el diente y menos daño sufriría.

Y, por supuesto, si tratamos una caries a tiempo, evitamos que las bacterias causantes lleguen a afectar el nervio dental. Nos “ahorramos” el dolor dental y la necesidad de hacerse una endodoncia.

Puedes llamarnos y solicitar información en el 858 981 472

¿A qué velocidad avanza una caries y de qué depende su grado de avance?

Para responder a esta pregunta debemos conocer la clasificación de la caries según los diferentes tipos que tiene.

Los tipos de caries son:

– Caries coronal: Es la más común y generalmente se desarrolla sobre las superficies del diente expuestas en la cavidad oral: superficie de masticación, superficies proximales (entre diente y diente), superficie del cuello del diente.

Dentro de una caries coronal distinguimos los siguientes tipos de caries:

Caries oclusal. Es una caries localizada en la superficie de masticación del diente. La superficie de masticación tiene bastante relieve y es rugosa. Dentro de las pequeñas fisuras y fosas en la superficie de masticación se acumula fácilmente la placa bacteriana, lo que facilita el desarrollo de una caries. Pero por suerte, esta superficie tiene bastante grosor y los germenes tardan más tiempo para llegar a afectar el nervio dental.

Caries proximales. Este tipo de caries es más “peligroso” para el paciente. Son más difíciles de detectar porque se encuentran en sitios ocultos, entre diente y diente. Hay caries proximales que solo se detectan con la ayuda de una prueba radiográfica porque no se ven a simple vista.

Este tipo de caries avanza muy rápido. El grosor del tejido dental entre diente y diente es mucho más fino y las bacterias lo penetran rápidamente llegando al nervio dental. A simple vista el diente no se ve destruido, ni tiene hueco pero el paciente empieza a sufrir un dolor dental agudo, lo que significa que la caries ha llegado hasta el nervio dental.

– Caries del cuello del diente. Es una caries bastante común y se debe a una higiene bucal insuficiente y el acumulo de la placa bacteriana y el sarro dental en el borde de la encía. En cuello del diente es la parte que se encuentra entre el borde de la encía y la propia corona dental. El cuello del diente se caracteriza por la ausencia en su superficie de la capa protectora del esmalte. Generalmente, es la parte del diente más sensible, por tener una intima proximidad con el nervio dental. Si aparece una caries en el cuello dental, debe de tratarse sin demora para prevenir el dolor dental y la necesidad de realizar el tratamiento de endodoncia.

– Caries radicular: Este tipo de caries aparece cuando la caries coronal avanza hacía la raíz del diente. Como las raíces dentales no están recubiertas por la capa protectora del esmalte, estas zonas pueden afectarse fácilmente y aparece caries radicular que es difícil de tratar y en la mayoría de los casos, los dientes afectados por caries radicular se tienen que extraer.

– Caries recurrente: En aquellos pacientes, con tendencia a acumular la placa bacteriana y que no consiguen una buena higiene dental, se pueden formar nuevas caries alrededor de los empastes, coronas y prótesis fijas existentes.

– Caries de evolución aguda y evolución crónica: En algunos pacientes, las caries se progresan muy rápido, formando cavidades grandes y llegando en poco tiempo al nervio dental. Son de evolución aguda. Los pacientes con tendencia a padecer este tipo de caries necesitan más atención por parte de su Dentista en Granada,  precisan revisiones bucales con más frecuencia con el objetivo de poder detectar las caries en su estado inicial para prevenir la futura destrucción del diente en poco tiempo. Las caries de evolución crónica se caracteriza por presencia de manchas marrones o negras en las superficies dentales, normalmente en los surcos de la superficie masticatoria. Son de larga evolución y, aunque no precisan una intervención inmediata, se recomienda tratar este tipo de caries de forma programada, puesto que antes o temprano el diente se destruye también.

¿Qué personas tienen más riesgo de padecer caries?

Este deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, es decir, influye lo que comemos y la forma en la que nos cuidamos los dientes.

Los hábitos de higiene dental diaria juegan un papel importante. Menos influencia tienen otros factores como la cantidad de flúor presente en el agua y los productos que consumimos, el tipo del dentífrico que usamos o el grado de mineralización inicial de nuestros dientes. Existen varias patología genéticas que causan alteración en el proceso de formación de los tejidos duros del diente, el esmalte y la dentina, como consecuencia, los dientes erupcionan ya con los tejidos poco mineralizados, que son fácilmente atacables por las bacterias. Pero estas patologías genéticas son bastante infrecuentes.

Los adultos corren especial riesgo de padecer caries si sufren la sequedad bucal (xerostomía), que es un trastorno provocado por la falta de la saliva. Esto es debido a algunas enfermedades, al uso de algunos medicamentos, y a tratamientos de radioterapia y quimioterapia. La sequedad bucal puede ser temporal o permanente, según su origen. La falta de la saliva provoca una acumulación más rápida de la placa bacteriana en las superficies de los dientes. Estos pacientes precisan una atención especial y se tienen que acudir a sus revisiones bucales con la frecuencia que les indica su dentista. Además, se tienen que extremar los hábitos de higiene dental diaria y seguir recomendaciones del dentista acerca del tipo de dentífrico y otros medios de higiene a usar.

Las caries pueden agravarse, si no están tratadas a tiempo, afectando el nervio dental y causando un cuadro de dolor agudo, que precisará una intervención de endodoncia o extracción del diente. O también, con formación de focos de infección aguda o crónica, tipo absceso o flemón en el área de la cabeza y cuello.

Para prevenir todos estos problemas, pida cita con su Dentista de Granada y revise su boca de forma gratuita en Ribera Clínica Dental.

¡Llámanos!
Pedir Cita Online
Ir arriba
Abrir chat
Powered by